Mirada Mariposa

Palabras Carlos Nusch

Se puede prescindir de todo y continuar creando, se puede renunciar a las manos, y al oído, se puede renegar de las palabras, inclusive de los ojos, pero no de la mirada. La mirada que pinta y vuela. Cada mirada cambia con la luz, cada mirada es una luz nueva. La mirada arrastra, impulsa, atrae, pinta, colorea. Una mirada que vuela y equilibra, que mezcla, que imagina.
Quizá solo en eso consista la vida, mirar, pintar, elegir los matices y paisajes que queremos recorrer, que conjugamos: lo que llamamos o queremos llamar belleza. Porque el ojo es árbol, hoja, cielo, mano, piedra. Somos mirada que vuela.